VIAJE A UN DÍA EN OCHENTA MUNDOS

VIAJE A UN DÍA EN OCHENTA MUNDOS

Hasta cuándo: 30/may

Género: Comedia

Duración: 60 minutos

Idioma: Español

Artista : David Hípola


De pequeño, nunca tuve la oportunidad de leer libros, ni de poder descubrir las historias tan fascinantes que en ellos se albergaban. Descubrir sus paginas y adentrarme en los mundos, las historias y los personajes que gobernaban sus historias siempre había sido mi sueño. Me inspiraba en lo que veía, lo que escuchaba, lo que soñaba, en los objetos que encontraba por casa, en olores, en pinturas y sobre... todo en lo que mas me hubiese gustado tener de pequeño y no tuve, una pagina en blanco dentro del libro de mi vida, y mi objetivo era ir tejiendo poco a poco una red de historias a partir de este deseo.


Cuando una carpeta empieza a llenarse de folios, me pongo a pensar en el libro que puedo sacar de ellos”.

Viaje a un día en ochenta mundos es un reflejo de la creatividad, de la imaginación, del mundo de los sueños partiendo de los mundos e imágenes que nos ofrecen los libros. Los libros son una gran fuente de inspiración y nuestro imaginario se nutre de ellos. En esta obra partimos del imaginario de un escritor y vemos con todo detalle, a través del teatro de objetos, el proceso creativo de su próxima obra.




 



¡MIRA EL VÍDEO DEL ESPECTÁCULO! https://www.youtube.com/watch?v=-Oic3Y_nGIg&t=1s



 


Puntuación 9.74 ¡Excelente!
  • 9.7 Un viaje en todos los sentidos...
  • 9 Sorprendente, íntimo, mágico...
  • 10 Un gusto para los sentidos verle actuar y su manera de contar historias a través de los objetos. La música, sus movimientos y destreza con los objetos, su sensibilidad... hacen que sea una experiencia preciosa ver su obra.
  • 10 Es un viajazo lleno de ritmo, pasión y efectos visualmente alucinantes. Con magia, ganas y una manera brillante de manipulación de objetos que no da pie a la indiferencia. Es una sensación de constante estímulo dese una inocencia terrenal que permite volar a mundos imaginarios.
  • 10 Viaje al centro de la inocencia, allí donde nace la inspiración, la creatividad. Oda a la belleza de las pequeñas cosas. Un canto profundo a lo frágil, a lo sencillo. En tiempos de ruido constante, un remanso de paz, un respiro. La ternura como bandera. La luna es una pelotita que brilla, un libro es una casa abierta y yo, con 33 años, sigo siendo un niño: MAGIA.